CulturaLGBTPortada

Los animales aceptan la homosexualidad

hasta que entra en sus historias el ser humano trasgrediendo su naturaleza.

Hemos conocido la historia de la pareja de pingüinos machos que criaron juntos a un pingüinito que fue abandonado por su madre, también publicamos la historia del perro que, al ser descubierto por sus dueños que era homosexual, estos lo tiraron en la carretera en medio de ningún lado, siendo rescatado por una pareja de hombres gays.

Ambos ejemplos ponen de manifiesto que la homosexualidad entre animales se da naturalmente, y que entre el mismo colectivo animal, no son rechazados, contrariamente a la discriminación y violencia que se ejerce en ellos, al intervenir el hombre, por lo que les dejamos la descripción de 10 de ellas y ellos.

Entre las jirafas hay más actividad sexual entre parejas del mismo sexo, que entre parejas del sexo opuesto. Los estudios dicen que el sexo gay representa más del 90% de toda la actividad sexual observada en las jirafas. Los machos de jirafa coquetean a otro macho frotando suavemente el cuello a lo largo del cuerpo del otro. Este juego previo al acto sexual puede durar hasta una hora.

Las delfines hembras al igual que los machos, muestran un comportamiento homosexual, incluida la acción oral, en la que un delfín estimula el otro con su hocico. En su mundo, la actividad homosexual ocurre aproximadamente con la misma frecuencia que la heterosexual. Los delfines machos son generalmente bisexuales, pero pasan periodos en que son exclusivamente homosexuales.

La actividad homosexual entre bisontes masculinos es más común que la heterosexual, esto es porque las hembras de bisonte sólo se aparean una vez al año durante la temporada de apareamiento. Los machos durante el resto del año tienen la necesidad de emparejarse entre ellos mismos varias veces al día, y así más de 50% de sexo entre machos jóvenes de bisontes, ocurre entre el mismo sexo.

Tanto macacos hembras como machos, se involucran en actividades del mismo sexo. Pero mientras que los machos generalmente sólo lo hacen por una noche, las hembras forman vínculos intensos entre sí y suelen ser monógamas en algunas poblaciones. No sólo es común, sino que es la norma. Cuando no se aparean, permanecen juntas para dormir y acicalarse y se defienden de enemigos externos.

Los albatros de Lyson que anidan en Hawaii, son conocidos por su gran número de parejas homosexuales. Alrededor del 30% de las parejas en la isla de Oahu están formadas por dos hembras. Son monógamas y por lo general permanecen juntas de por vida, ya que se necesitan dos padres para criar con éxito a un polluelo juntos.

Los bonobos son considerados los parientes vivos más cercanos de los humanos y son conocidos por buscar placer sexual. Copulan con frecuencia, incluso con compañeros del mismo sexo. Lo hacen por placer, pero también para vincularse entre sí, ascender en la escala social y reducir la tensión. Aproximadamente 2/3 partes de las actividades homosexuales ocurren entre mujeres, logrando con esto ser la mayoría.

Como muchas aves, los cisnes son monógamos y se quedan con una sola pareja. Muchos de ellos eligen una pareja del mismo sexo. De hecho, alrededor del 20% de las parejas de cisnes son homosexuales y a menudo forman familias juntas. A veces un cisne en una pareja masculina se apareará con una hembra para luego alejarla. En otros casos adoptan huevos abandonados.

Las morsas masculinas sólo alcanzan la madurez sexual a la edad de 4 años. Hasta entonces son casi exclusivamente homosexuales una vez que han alcanzado la madurez, la mayoría de los machos son bisexuales y se aparean con las hembras solamente durante la temporada de reproducción, mientras mantienen relaciones sexuales con otros machos el resto del año.

Los estudios sugieren que hasta el 8% de los machos en rebaños de ovejas prefieren a otros machos, incluso cuando hay hembras fértiles cerca. Sin embargo, esto sólo ocurre entre las ovejas domésticas. Los estudios han encontrado que estas ovejas homosexuales. Tienen una estructura cerebral diferente a la de sus contrapartes heterosexuales y liberan menos hormonas sexuales.

La próxima vez que alguien nos diga que la homosexualidad no es algo natural, compartámosle esta nota.

Deja un comentario

Back to top button