DeportesGayHistoria LGBT+LGBTPortada

Día Internacional Contra la Homofobia en el Deporte

Se celebra el día del natalicio del 1er. futbolista gay que salió del closet

Se eligió esta fecha con la intencionalidad de anular por completo la discriminación que existe por la orientación sexual de jugadores de futbol, y deportistas en general.

Dentro del mundo deportivo, las cosas siempre han estado muy bien organizaditas: Los Hombres, por acá. Las Mujeres, por allá.

En el deporte de futbol profesional, nunca ha habido un “en medio”, ya que, según los directivos, no existen ni gays, ni lesbianas, ni mucho menos bisexuales, ni tampoco transexuales. Y si alguien se siente parte de esa Comunidad, pues que se vaya y se quede allá, porque en la Comunidad Deportiva Profesional, no caben “de esos”.  

Sin embargo, en 2023, Human Rights Watch, informó que “El 60% de las/los atletas LGBT han vivido discriminación en algún momento de su carrera deportiva”, sin mencionar todos los nombres.

Desde 1998, se eligió el 19 de febrero para conmemorar el Día Internacional contra la Homofobia en el Deporte alrededor del mundo, en honor al futbolista británico Justin Fashanu, quien fue el primer jugador de futbol profesional en la historia, en declararse públicamente homosexual.

Justin nació el 19 de febrero en 1961 en Londres, y comenzó a jugar en el Norwich City, en 1976. Durante su carrera en el futbol profesional,  pasó por casi veinte clubes distintos hasta su retiro en 1997.

Todos estos cambios de equipos se debieron precisamente a que, al conocer su orientación sexual, que en un principio ocultaba, los dueños de los equipos, los directivos, los patrocinadores, y hasta sus compañeros, se negaban a que permaneciera dentro del equipo.

En 1990, cuando Justin Fashanu, cansado de ser el mejor jugador, pero el más discriminado, declaró públicamente su homosexualidad al periódico The Sun, quien publicó la noticia, como la nota principal el 22 de octubre, y decía así: “Estrella futbolística de 1 millón de libras declara: SOY GAY”.

Al siguiente día, Justin, que en este momento jugaba en el Newcastle United, fue expulsado inmediatamente del equipo.

Sin embargo, al reconocer lo valioso que era para el futbol europeo, fue contratado por diferentes equipos, quienes se dieron cuenta de que el público no lo rechazaba, y que por el contrario lo seguían a cualquier lugar donde jugara, lo que finalmente les redituaba ganancias económicas.

Cansado de pelear contra todo el sistema deportivo, Justin se retiró del futbol profesional a finales de 1997, y decidió irse a radicar a Estados Unidos a principios de 1998.

El 25 de marzo de 1998, un joven de 17 años, se presentó ante la policía para denunciarlo por violación.

Justin fue interrogado al respecto el 3 de abril del mismo año. Tras sus declaraciones, al no ser detenido, decidió regresar a su natal Inglaterra.

Sin embargo, un mes después, la prensa publicó que la policía había emitido una orden de arresto en su contra, por agresión sexual en segundo grado, y también por agresión en primer y segundo grado.

EL 19 DE FEBRERO DE 2020, Justin ingresó al Salón de la Fama del Futbol, después de siete años de reiteradas negativas porque fue gay.

Justamente el 3 de mayo, que se publicó la noticia, Justin fue encontrado ahorcado, colgando dentro de un garaje, con una nota, bajo sus pies, escrita por él mismo, que decía: “Me he dado cuenta de que ya he sido condenado como culpable. No quiero ser más una vergüenza para mis amigos y familia […] espero que el Jesús que amo me dé la bienvenida y finalmente encuentre la paz”.

La familia de Justin solicitó una investigación profunda sobre la supuesta violación, y después de varios meses, se les informó que no había sido encontrada ni una sola prueba que confirmara la acusación, por lo que se declaró que fue una falsa acusación.

El 9 de septiembre de ese mismo año, casi cuatro meses después, la misma investigación, arrojó una terrible información: Nunca existió ninguna orden de detención en contra de Justin, ya que la policía de Estados Unidos había abandonado el caso por falta de pruebas.

La prensa estadounidense había inventado esa noticia solo para vender periódicos.

Una vez más hemos testificado lo que los discursos de odio generan en una persona de nuestra Comunidad LGBT+

Descansa en paz y en felicidad, Querido Justin.

Gracias por ponernos el ejemplo de que vale la pena luchar por ser quienes somos.

¡ALTO A LOS DISCURSOS DE ODIO!

Leave a Reply

Ver también
Close
Back to top button