CulturaLGBTPortada

Comisión Nacional de Búsqueda con nueva directora

Rechazada por la Sociedad Civil y otros organismos

En México existen 112,814 personas desaparecidas y no localizadas entre octubre de 1962 y octubre de 2023, habiendo sido reportadas, entre 2010 y 2022, 124 personas LGBT+ como desaparecidas: 69 continúan en esa calidad, 22 sin vida y 33 afortunadamente han sido localizadas vivas.

Dos de cada tres personas LGBT+ desaparecidas son Mujeres Trans. El 17.74% han sido Hombres Gays; el 12.10% Mujeres Lesbianas y el 4.03%, Hombres Trans, siendo 28 años, el promedio de las edades.

Los Estados que han presentado mayor cantidad de reportes son: Jalisco, Veracruz, Baja California, Sinaloa y Ciudad de México. (1)

(1) Parte del informe presentado por Rocío Suárez, directora del Centro de Apoyo a las Iddentidades Trans (CAIT)

En México, la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB), tiene la principal obligación de llevar a cabo y/o coordinar, junto con las diversas autoridades federales y estatales, acciones de búsqueda (de todo tipo) con la finalidad de dar con la suerte o el paradero de las personas desaparecidas o no localizadas.

Esa obligación no se ha realizado de manera correcta porque, al buscar a las y los desaparecidos en México, quienes en realidad agarran la pala, se calzan las botas, se amarran un paliacate en el cuello y coronan su cabeza con una gorra o sombrero, son las familias comandadas principalmente por Mujeres, no por el personal que cobra un sueldo para hacerlo.

En la actual administración, la cantidad de personas muertas y desaparecidas ha crecido de manera obscena, ya que los registros oficiales informan que de enero de 2006 al cierre del 2022, se contabilizaron un total de 109,000 personas desaparecidas, muertas o no localizadas en México, siendo más del 70% hombres, cifra en la que el 50% de esos casos se registraron durante estos cinco años recientes.

Teresa Guadalupe Reyes Sahagún

El presidente, al negarse a aceptar esa cifra durante su administración, realizará un nuevo censo con la finalidad de disminuir esa cantidad de muertes y desapariciones que oficialmente informó la CNB.

Ante la negativa de reconocer la calidad de su trabajo al frente de esta Comisión al informar esa cantidad, Karla Quintana renunció a su cargo en agosto del presente año.

Al convertirse en una prioridad la reconversión para disminuir la cantidad de muertes y desapariciones durante su sexenio, las redes sociales aseguran que el presidente impone, como hizo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos, a una nueva directora a modo, esta vez se trata de Teresa Guadalupe Reyes Sahagún.

Diferentes Organizaciones de la Sociedad Civil, han catalogado esta acción como una nueva imposición que pone en peligro los Derechos Humanos de la Sociedad Civil, al informar que Reyes Sahagún no cuenta ni con la formación, ni con los estudios, mucho menos con la experiencia necesaria para estar al frente de esta Comisión.

Estas mismas Organizaciones Civiles informan que Teresa Reyes está acusada de la desaparición de 450 millones de pesos cuando estuvo al frente de Los Siervos de la Nación, por lo que, para salvarla la escondieron, primero en la Secretaría de Educación Pública (SEP), para posteriormente intentar que fuera consejera del INE, pero al haber reprobado los exámenes, y con la clara orden presidencial de seguirla protegiendo, es que la ponen al frente de la Comisión Nacional de Búsqueda.

Varios organismos han mostrado su inconformidad, como por ejemplo la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), la cual forma parte de la Secretaría de las Naciones Unidas y lidera los esfuerzos de la organización en promover y proteger los Derechos Humanos en todo el mundo, quien a través de su oficina en México comunicó que el proceso de designación de Reyes al frente de la Comisión Nacional de Búsqueda “no contó con los niveles de consulta, participación, transparencia y escrutinio deseables a los que alentaron algunas víctimas y organizaciones nacionales e internacionales de Derechos Humanos”.

Otra de las organizaciones civiles que trabajan con la recolección de datos sobre las desapariciones y muertes de integrantes de la Comunidad LGBT+, es el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio (ONCO), y de la cual Querétaro forma parte, decidió enviar un comunicado manifestando su visión a esta nueva acción que perjudicará a la búsqueda de personas muertas y desaparecidas en general, y de integrantes de la Comunidad LGBT+, en particular, a nivel nacional, la cual compartimos:

Deja un comentario

Ver también
Close
Back to top button