CulturaEntretenimientoLGBTPortadaTurismoViajes

Comer Tamales el Día de la Candelaria

Otra deliciosa tradición mexicana

Desde que recuerdo, hace ya más de 6 décadas, allá en Veracruz, cada 2 de febrero, que es el día de la Virgen de la Candelaria, aquellas personas a las que les salieron El Niño en la Rosca de Reyes, tenían que comprar los tamales para este día.

Cuando me fui a estudiar a la Ciudad de México, me enteré que también allá celebraban la tamaliza, y ya con el paso del tiempo supe que es solo una más de esas ricas tradiciones que se llevan a cabo en todo México.

Al principio pensé que era un pretexto más para hacer fiesta. Pero poco a poco fui conociendo diferentes explicaciones al respecto, y así me enteré que cada 2 de Febrero:

  • Se alaba el Nacimiento del Sol, en el Calendario Azteca.
  • Se celebra el inicio de la temporada de siembra.
  • Es la Fiesta de la Candelaria, que se lleva a cabo justo 40 días después de que nació El Niño Jesús.
  • Se celebra la presentación de El Niño Jesús en el templo de Jerusalén a la edad de tres años.
  • El motivo por el cual se comen tamales el 2 de febrero es porque, basándose en el Calendario Azteca, es el Día de la Bendición del Maíz.
  • De acuerdo con el Antiguo Testamento, la Ley de Moisés, en el libro del Levítico, ese día los judíos debían presentar a sus primogénitos en el Templo, y sacrificar un cordero o un par de palomas blancas.
  • Esto se hacía 40 días después del nacimiento de un bebé, cuando se consideraba que la madre ya había terminado de eliminar todos los rastros de sangre que fueran producto del parto, porque antes de estos 40 días, se le consideraba impura.
  • La tradición fue modificándose, como todo lo prohibido en la Biblia, y en vez de usar el cordero, solo se usaban palomas blancas, y llegó el momento en que ya no se usaban estas, sino que las mujeres acudían a la iglesia con la cabeza cubierta y con una “candela” encendida, cada 2 de febrero. A las “candelas”, en México, las llamamos velas, que son las largas y delgadas, pero si yano encontramos de esas, podemos comprar de las pequeñas y anchas, a las que llamamos veladoras.

El Día de la Candela, o Día de la Candelaria, históricamente se estableció como el día en que La Virgen María fue a presentar al Niño Jesús al Templo de Jerusalén, justo 40 días después de haber nacido, sucediendo dos acontecimientos el mismo día: la Purificación de la Virgen María y la Entrega del Niño Jesús a Dios.

  • En México, como buen país de fiesta y alegría, lo celebramos:
    • Realizando diferentes misas a lo largo de todo el día, y en una misa especial se lleva a cabo la bendición de las Velas, Veladoras o Candelas, como símbolo de la Luz de Cristo.
  • Se visten a los Niños Dios con diferente traje cada año, que iba evolucionando con la edad del Niño, pero en los años más recientes se ha ido perdiendo esa costumbre y ahora visten al Niño Dios de diferentes manera como por ejemplo con el uniforme de algunos equipos de futbol, también de maestros, de doctores, etc.
  • Una vez que el Niño Dios ya está vestidito, se lleva a la Iglesia para que alguna de las tantas misas que se celebran ese día, lo bendigan, y después, es que se van a las casas a la tamaliza.
  • La fiesta más reconocida, en honor a La Virgen de la Candelaria, que se realiza cada 2 de febrero, se lleva a cabo Tlacotalpan, Veracruz, ya que la tradición asegura que la Virgen de la Candelaria que tienen ahí resguardada, llegó con los primeros frailes españoles de la Orden de San Juan de Dios.
  • Esta Virgen original de siglos pasados, es considerada como la Patrona de los Marineros, a quienes se encomendaban para enfrentar los misterios del mar y regresar sanos y salvos después de cada pesca.
  • Por ello, cada 2 de febrero, cuando el sol ya se ocultó, se apagan todas las luces del pueblo de Tlacotalpan y se lleva a cabo un procesión con la Virgen original, por todo el pueblo, alumbrándose únicamente con las velas encendidas.
  • Al finalizar la procesión por tierra, en la orilla del Río Papaloapan, los pesadores y sus familiares, suben a sus pequeñas embarcaciones escoltando a la Virgen, para subirla en la barca más grande, navegando con ella al frente durante varias horas.

Lo más impresionante de esta tradición es que, como ya es de noche, y las luces del pueblo continúan apagadas, solamente brillan en la oscuridad las luces de las Velas, que al relejarse en el agua del río, duplican su intensidad, moviéndose en conjunto como la única luz que se ve durante esa noche.

Y ese es el motivo por el cual cada 2 de febrero se juntan dos tradiciones milenarias en una nueva y deliciosa: El Tributo al Maíz y la Presentación del Niño Dios al Templo.

A través de nuestra Sección Cultural de fin de semana, han conocido varias versiones que tienen el mismo origen, de otra de nuestras deliciosas tradiciones.

Leave a Reply

Back to top button