CulturaDerechos HumanosEntretenimientoPortada

Arte: más que para divertir

El Arte ilumina y cambia vidas

Ricardo Terré Marcellés

Ricardo Terré establece la diferencia entre Escándalo y Obligación Moral de Comunicar, sentando así las bases para establecer dos nuevos géneros: la Fotografía Testimonial y la Fotografía Documental o Fotografía de Denuncia.

Para iniciar nuestra labor este año, compartimos la breve historia de un gran fotógrafo, quien, rompiendo con los parámetros establecidos hace 100 años, a través de su lente logró captar imágenes que cambiarían la visión y la vida de quienes tuvieron oportunidad de apreciar su obra en el Siglo XX.

Ricardo Terré Marcellés (1928-2009), fotógrafo, nació en Barcelona, España, se graduó en Estudios Mercantiles en 1950, comenzando a practicar cinco años después como caricaturista y pintor, exponiendo en Cataluña por primera vez en 1957.

Quizá la mayor cualidad de Terré, fue encontrar, sin proponérselo, en cada fotografía un elemento natural y extraordinario, que siempre estubo ahí, en la calle, y que de no haber sido descubierto por su cámara en el momento justo, jamás lo habríamos apreciado.

“La Niña Bizca”

Esta fotografía la tomó Terré afuera de la iglesia de Sant Boi de Llobregat, mientras iba caminando, justo en el momento en que un grupo de niñas y niños se estaban acomodando para ingresar a tomar su 1ª. Comunión.

Cuando Terré decidió exponer esta fotografía en una gran galería, sus compañeros fotógrafos se escandalizaron y trataron de evitarlo a toda costa. Aducían que el autor estaba abusando de la tragedia humana, que estaba utilizando la imperfección de una niña, para burlarse de ella, y exponerla públicamente para llamar la atención.

La Niña Bizca” nos plantea un problema artístico, estético, no solo ético:

“¿Es lícito, permisible o por lo menos conveniente destacar lo triste, lo feo, lo desagradable de la vida?

¿O debemos limitarnos a mirar sólo lo alegre, lo bonito, lo grato?”.

Durante la exposición, se acercó una persona que se identificó como el Doctor Pascual, quien expuso a gran volumen de voz que esa fotografía no se trataba de una “Niña Bizca”, sino de un ángel. Terré agradeció el cumplido, y el doctor le suplicó que por favor retratara a su sobrinita, quien vivía con Síndrome de Down, y quien también iba a hacer su 1ª Comunión.

Igelsia de Sant Boi de Llobregat, Barcelona

Terré duda por un momento, por lo que el doctor le dice que no importa el costo de la fotografía, a lo que el autor le responde:

“ – “El valor de la fotografía será lo que cueste la operación de la Niña Bizca”, a lo que el doctor Pascual acepta gustosamente.

Terré hace la fotografía a la sobrinita y se la entrega a la familia del doctor Pascual. A partir de ese momento se mueve todo España en búsqueda de La Niña Bizca, la cual finalmente es encontrada seis meses después, y se le ofrece como obsequio la cirugía para su ojo, cosa que los papás de la pequeña aceptan, y se lleva a cabo.

Justo un año después de la exposición de la fotografía, la pequeña regresa con sus padres, ya operada, y buscan a Terré, para obsequiarle un pollo como muestra de agradecimiento ante aquella gran muestra de humanidad.

Deja un comentario

Back to top button