NavidadPortadaRecetas

Cena de Navidad

Preparemos una rica ensaladita de manzana

Aunque siempre le decimos Cena de Navidad, la verdad es que, al realizarse esta cena la noche del 24 de diciembre, estamos llevando a cabo la Cena de Noche Buena, porque la Navidad en realidad es hasta el día siguiente, el 25.

En algunas casas en la Cena del 24, se acostumbra también realizar un intercambio de regalos, o dar obsequios directos a las personas que más quiere uno, que puede ser desde una tarjetita hecha a mano, con un dibujito y una breve frase de buenos deseos, hasta ¡un iPad!

En unas casas, al sonar las 12 de la noche, se arrulla al Niño Dios que descansa sonriendo arropado en una tela, descansando sobre un pequeño cojín o almohadón, rodeado de dulces que le son obsequiados a quienes le dan un besito al muñequito y le piden un deseo.

Entre la media noche del 24 y la madrugada del 25, en otras casas llega Santa Claus a dejar juguetes a las y los pequeños de edad; mientras que en otras es El Niño Jesús quien lleva los regalos.

El 25 de diciembre más que una cena, lo que hacemos es el Recalentado, también entre familiares, aunque algunas personas lo celebran más entre amigos, y así continúa el dar y recibir obsequios.

Las costumbres y las tradiciones que celebramos son diferentes dependiendo de nuestras historias, pero todas están enfocadas en vivir una Noche de Paz, una Noche de Amor, donde nos rodearemos de las personas a quienes queremos, a quienes amamos, sin importar si son familiares de sangre o familiares elegidos.

En los años 60’s, en los 70’s, incluso ya entrados los 80´s, la o las personas que vivían en la casa donde se llevaba a cabo La Cena de Navidad, era quien cubría con los gastos de todos los platillos y las bebidas que se degustaban durante la Cena, sin importar la cantidad de personas que llegaran. Era un gasto que los bolsillos podían sufragar.

Ahora las cosas son diferentes, ya que la economía actualmente no lo permite, tenemos que cooperar llevando a estas cenas o recalentados, algún guiso, algo rico preparado por quienes asistimos al encuentro.  

Es por ello que el día de hoy, te vamos a dar la primera de las recetas para la Cena de Navidad a la que asistas.

Si hay algún motivo por el que no puedas o no quieras salir de tu casa a reunirte con otras personas, tú puedes preparar tu propia Pequeña Navidad, y así estarás con quien nunca te fallará: Tú.

Dentro de las comidas clásicas de la Cena de Navidad, que además es de lo más fácil de preparar y transportar es la:

ENSALADA DE MANZANA

Ingredientes para 6 u 8 personas: (las marcas son sugeridas)

  • 6 Manzanas amarillas grandes.
  • Nuez en trozos. Del tamaño que te agraden: grandes, medianos o pequeños.
  • 200 gramos de Arándanos o Pasitas. (Si no te gusta la consistencia en la ensalada, puedes suprimirlas).
  • 2 Latas de ½ Crema (“Nestlé”, “Lala” o la que encuentres).
  • 1 Lata de Leche condensada (“La Lechera”, es la más conocida).
  • ½ Litro de Yogurt sin sabor (Natural o “Griego”. Puedes no usarlo).
  • 1 Lata de Fruta en almíbar. (Puedes comprar Fruta Surtida, o solo durazno o piña).
  • 1 bolsita de Malvaviscos o unas Fresas enteras o por la mitad o Nueces de gran tamaño o Cerezas. (Es un toque de adorno que puedes agregar o no).

Manera de prepararla:

  • Las Manzanas las vamos a dejar hasta el final, para que no se oxiden.
  • Elige un recipiente grande, para que no se te caigan los ingredientes cuando los tengas que revolver y:
    • Vacía las nueces en trozos dentro del recipiente.Vierte dentro del recipiente los arándanos o las pasitas, en caso de que hayas decidido agregarlas.Agita con mucha fuerza las latas de la Media Crema, hasta que escuches que ya se mueve todo el líquido del interior. Ábrelas y vacíalas en el recipiente.Abre la lata de la leche condensada y la vacías toda dentro del recipiente.Si decidiste agregarle Yogurt, también lo agitas hasta que escuches que se mueve todo el líquido de manera pareja, y entonces lo vacías en el mismo recipiente.Abre la lata de frutas, separas el almíbar en otro recipiente por si lo necesitamos al final, y vacías la fruta dentro del recipiente.
    • En caso de que hayas decidido solo comprar duraznos o piñas, corta en pequeños pedacitos cada parte de la fruta, y la agregas en el recipiente.

Ahora si llegó el momento de preparar las Manzanas para integrarlas a la preparación anterior.

  • Después de lavar muy bien las manzanas, procede a quitarles la piel.
  • Después de pelarlas, las córtalas de tal manera, que le puedas quitar el centro donde se encuentran las semillas.
  • Una vez que ya les quitaste el centro y las semillitas, vas a cortarlas en trozos pequeños, procurando que la mayoría sean del mismo tamaño.
  • Conforme las vayas picando, ve agregándolas al recipiente y las vas moviendo con una cuchara para que se hundan en los líquidos y no se pongan amarillas.

Una vez que hayas cortado y sumergido todos los pedacitos de las manzanas, revuelve con poca fuerza y mucho cariño, todo lo que has puesto dentro del recipiente, porque esto último es el ingrediente secreto que va a hacer triunfar tu

¡Ensalada de Manzana!

¡Ha! Lo olvidaba: ya por último, y como adorno y un toquesito de sabor extra, puedes ponerle los pequeños malvaviscos, las rojas cerezas, las nueces de gran tamaño. O no.

También puedes poner estos ingredientes extras en un platito con una cucharita, para que se los agregen quienes si les gusten.

¡Disfruta tu Ensaldada de Manzana en soledad o en compañía!

Deja un comentario

Ver también
Close
Back to top button