CulturaPortadaSalud

Tres secretos de la cocina mexicana.

Continuamos con los consejos para quienes ya han logrado o se están preparando para lograr su independencia.

Si vives sin alguien que te prepare algo para comer y tienes hambre, puedes hacer tres cosas:

1.- Ir a la tiendita y comprar papitas y coca.

2.- Pedir comida a domicilio.

3.- Cocinar.

Si te decides por la tercera opción, lo siguiente es para ti:

Primer Secreto:

  • Cualquier comida para que sea muy mexicana tiene que picar. Y si no lo crees, pregúntale a tus amistades o familiares que vivan en el extranjero.
  • Es por ello que cuando prepares cualquier salsa y quieres que no pique mucho, abre los chiles y límpialos muy bien quitándole las venitas y las semillas.  
  • Si quieres que pique mucho, enójate un poquito y déjale las venitas y las semillas.
  • Licúa los chiles con cebolla, ajo y jitomate o sin este último, y agrégale un poco de sal.

Segundo Secreto:

  • En tu comida puedes usar dos tipos de sal: sal de mesa o sal entera, gruesa o de mar. La primera como su nombre lo indica, se sugiere que esté en un salerito en la mesa. La segunda es la ideal para guisar cualquier tipo de comida.
  • Al agregar la sal al guiso que estás preparando, hazlo en forma de cruz, de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha, así es bastante seguro que la repartes bien.

Tercer Secreto:

  • Existe un augurio de la comida mexicana que asegura que, si al hacer una tortilla a mano, esta se infla en el comal, la persona que la está haciendo seguro se va a casar.
  • En los tiempos modernos, por la premura del tiempo de ir por la masa, palmear la tortilla o hacerla en “la maquinita”, es casi imposible que alguien haga las tortillas a mano, así que este augurio se ha modernizado y ahora también se aplica a las tortillas compradas en la tortillería o en bolsita, al calentarlas.

Secreto de Ñapa (Un agregado extra, o Bonus).

También dicen las leyendas gastronómicas mexicanas que cuando alguien, al preparar el chocolate, logra que suba la espuma, ya se puede casar cuando quiera.

En resumen, lo que tienes que hacer antes de cocinar cualquier cosa, incluso si solo se trata de hervir agua, es, respirar profundo para llenarte de paciencia, fortalecer tu ánimo e inflarte de alegría para que todo lo que prepares, sea lo que sea, te sepa “a gloria”.

¡Buen provecho!

Deja un comentario

Back to top button