EntrevistasLGBTPortadaTrans

Charla, de cerquita, con Samantha Flores

5a. de ¿seis partes?

¿Cuándo nace Samantha?

Mira, yo nunca pensé, jamás pensé nunca, ni remotamente, que yo existiera. Yo no me puse las zapatillas de mi mamá, ni su bata, no me pinté los labios con el lipstick de mi mamá, nunca pasó por mi mente eso. No. ¡Fue Querétaro el malo de la película!

La Xóchitl vivía aquí en Querétaro, y la loca invento coronarse, ¿de qué?, nunca supimos. Y entonces a una amiga muy íntima de Xóchitl, le dijo: -“Vengan por favor, de embajadoras de México, a mi coronación”.

Fuimos cuatro, en el carro de una de ellas, y en el camino para acá, ay, ¡azotadas de risa!:

-“ ¿Y tú cómo te vas a llamar?, le pregunté a una de ellas.

– “Pues yo me quiero llamar Mari, con mi mamá. ¿Y tú, cómo te quieres llamar?”, ella me preguntó.

.

En esa semana habían estrenado “Alta Sociedad” [Película de 1956], de Grace Kelly, Bing Crosby y Frank Sinatra, con música de Colt Porter; y allí Bing Crosby, es el ex marido de Grace Kelly, y la seguía para que volviera con él. Ella se llama Tracy, pero Bing Crosby, que la amaba y que era su ex marido, le decía Samantha, y hasta una canción le compuso, que era de Cole Porter, y se la cantaba, y claro, a mí me llamó la atención.

Fíjate, ¡que película!: Frank Sinatra, Louis Armstrong, Bing Crosby, Grace Kelly, imagínate ¡las superestrellas!, ¡los números musicales increíbles!, y todo, entonces, a mí me fascinó. Entonces me dijeron a mi: -“¿Tú cómo te quieres llamar?”, y yo dije: -“Pues yo: Samantha”.

Y lo escogí porque era muy ambiguo, porque le decían “Sam”. Entonces puede ser “Sam” de Samuel, y “Sam” de Samantha.

Pero hasta entonces, nunca jamás habíamos soñado, ¡ninguna!, en vestirnos, ni nada. Pero realmente fue la idea de la Xóchitl, y fue aquí, en Querétaro. Así que, Samantha Flores nació aquí, en Querétaro.

¿Sabes?, yo he preguntado, y nadie se acuerda de que Xóchitl viviera aquí.

Ella tuvo una bronca fuerte en México, no sé qué tipo de bronca tuvo, nada más tenía a su mamá, y un amigo le dijo: -“Pues si te quieres ir de México, yo te consigo trabajo, pero es en Querétaro”. Estaban haciendo las carreteras, no sé a dónde, entonces se encargaba de vigilar los trabajadores de la carretera.

¡Imagínate a la Xóchitl! De botas, de sombrero texano y pantalones. Y ahí trabajaba, ¡pero era muy loca! ¡Y muy lista! Realmente ella abrió muchas puertas. Por ejemplo, aquí había en la calle principal de Querétaro, una tienda de lujo en esa época, ¡de super lujo!, de unos gringos, que traían ropa importada, y tenían en su aparador exhibiendo una ropa ¡preciosa!, para el pueblucho que era Querétaro, ¡perdón!, pero es la verdad; entonces desocuparon un local pequeño, junto a ellos, y esta muy lista, dijo: -“Si los gringos llaman la atención, ¡yo voy a llamar la atención a fuerza!”, y lo rentó, y puso una florería. Entonces, en el hotel del centro, atrás estaba el Mercado de las Flores, ¡preciosas flores que había! Yo la acompañé varias veces, a comprar las flores.

¿Dónde aprendió lo de las flores? Eso sí no lo sé, pero ponía en su aparador sus arreglos florales, y le iba muy bien, pero cuando decidió coronarse reina, vació el aparador ¡y puso su capa roja de terciopelo, su corona y su cetro! Su casa estaba cerca de Los Arcos, hasta allá que no había nada, su casa era de las últimas que había en Querétaro, ¡y muy lista también para no llamar la atención!, porque cada ocho días hacía fiesta, y cada ocho días veníamos de México muchas gentes.

Yo vine cuatro o cinco veces, por qué pues los chamacos encantados de ir a las fiestas, porque había acá alcohol gratis, y sobre todo ¡las gentes!, los chavos que estaban en el clóset, encontraron un medio de expresarse, ¿no?, y yo pensando que eran machos, que eran hombres ¿no? ¡Los cueros de Querétaro! (Se carcajea estrepitosamente).

Así es que un día, ella iba caminando por la calle principal, no sabemos exactamente, yo no sé exactamente qué pasó, ¿qué le dirían?, pero la pescaron los judiciales, y le dijeron algo como -“Pinche puto, te vas a chingar a tu madre de Querétaro, o te partimos la madre y mañana amaneces muerto en los llanos”. Algo así debe haber sido, que fue tanta la impresión, que ya ni fue a la tienda, ni fue a su casa, de ahí se fue a los autobuses para México. ¡Qué miedo ha de haber sido, porque le dijeron –“Tienes 24 horas para que abandones Querétaro”

Lo lógico es que hubiera ido a su casa a hacer una maleta,  y a los gringos de junto, encargarles la tienda, “traspásenla en lo que sea y me mandan el dinero”, y todo, pero no, no, ¡el susto fue tan grande, que de ahí donde la dejaron los judiciales, de ahí se fue a los autobuses para México!

Había una gente, que era un diseñador de modas muy famoso, de alta sociedad, Gene Matoukque lo mataron. Cuando Matouk [Originario de Veracruz] venía a México, Xóchitl lo trataba como princesa turca, y llegó a decirle lo que le había pasado. Él tenía un departamento de leonero y se lo prestó, para que viviera ahí, así que no llegó a la calle.

Todo lo que hizo aquí [en Querétaro] de fiestas, para la gente de México, le rindió frutos. Y comenzó a trabajar para Gene, haciéndole mandados, “Ve a comprarme esta tela, ve a traer tal encaje, llévame aquí, llévame el otro”, y aprendió también de moda. Así que esa es la aventura de Xóchitl.

Continuaremos esta charla con Samantha Flores, que se extenderá un poco más.

Deja un comentario

Back to top button