PortadaTrans

Remembranza Transgénero

Segunda y última parte

Después de haber conocido el posicionamiento de QuereTrans, quienes nos invitaron como público interesado a construir el documento, ahora les compartimos las 11 solicitudes que contemplan, inmediatamente después de la breve presentación:

Por eso, las organizaciones y activistas independientes hacemos un llamado al Estado mexicano y a la sociedad en general para que reconozcan y garanticen los siguientes derechos humanos de las personas trans*:

  1. El derecho a la identidad de género sin restricción de edad en todo el territorio nacional mediante la expedición de actas de nacimiento rectificadas, sin requisitos discriminatorios, patologizantes ni revictimizantes, y de acuerdo con los más altos estándares de derechos humanos, lo que implica que sean gratuitas, rápidas y se otorguen a través de un trámite administrativo.
  1. El derecho a la no discriminación y a la no violencia mediante la eliminación de toda forma de prejuicio y agresión contra las personas trans* en los ámbitos educativo, laboral, sanitario, familiar, social y en espacios de libertad restringida, así como la sanción a los responsables de estos actos. Pero, ante todo, exigimos una cultura a favor de la paz y de la diversidad que prevenga, repare y garantice medidas de no repetición hacia las poblaciones trans* como un acto de justicia histórica.
  1. El derecho a la salud integral mediante el acceso a la atención médica especializada, el tratamiento hormonal y las intervenciones quirúrgicas que se requieran sin costo ni condicionamientos. Las tasas de desempleo o subempleo dentro de las poblaciones trans* siguen siendo altas y esto vuelve más complejo el acceso al derecho a la salud integral, por lo cual el Estado debe considerar estos contextos particulares para no dejar a nadie atrás.
  1. El derecho al trabajo digno mediante la generación de oportunidades de empleo formal y no discriminatorio, y el respeto a los derechos laborales. Este derecho debe ir acompañado de medidas de nivelación y acciones afirmativas que garanticen políticas públicas efectivas, como cupos laborales, protocolos en contra del hostigamiento y acoso laboral por orientación sexual, identidad de género y/o expresión de género. Exigimos no solamente trabajos dignos para las poblaciones trans*, sino también que éstos se den en entornos laborales libres de violencia, que garanticen su permanencia, y no pongan en riesgo su salud física, mental y/o emocional. 
  1. El derecho a la educación inclusiva mediante la implementación de planes y programas educativos que reconozcan y respeten la diversidad sexual y de género, y que se evite el acoso y la exclusión escolar. Las Infancias y juventudes trans* en México tienen derecho a que los planes de estudios les nombren con dignidad, se mencionen en un lenguaje accesible sus derechos relacionados con la autonomía progresiva, y puedan tener como referentes a otras personas trans* porque también formamos parte de la historia de nuestro país.
  1. El derecho a la participación política mediante el reconocimiento de la identidad de género en los procesos electorales, y la promoción de la representación de las personas trans* en los espacios de toma de decisiones. Esto exige al Estado mexicano el avance progresivo, y no regresivo, de los derechos políticos electorales de las poblaciones trans*, como prevenir contextos de violencia en todas las etapas del proceso electoral, incluido el momento de la votación, y asegurar recursos y capacitaciones a las poblaciones que militan dentro de los partidos políticos y aspiran a alguna candidatura sin que su agenda política sea sometida o silenciada por los intereses de los partidos políticos.

Exigimos un sistema de partidos políticos que en verdad reconozca y se comprometa con la participación política de las personas trans* y deje de utilizarnos como objeto o instrumentalizar nuestras luchas y demandas políticas. Exigimos y merecemos autoridades electorales, administrativas y jurisdiccionales que pongan al centro la dignidad de las personas trans* con una perspectiva que garantice los derechos humanos.

Exigimos en los tres niveles de gobierno, municipal, estatal y nacional, la presencia de las poblaciones trans* binarias y no binaries, particularmente de hombres trans* y transmasculinidades, a quienes se les tiene una gran deuda histórica en la democracia de nuestro país, así como que tengamos más y mejores espacios en la toma de decisiones de la vida política nacional, particularmente en aspectos que nos afecten directamente.

  1. El derecho a la vida mediante la prevención, investigación y sanción de los crímenes de odio por motivos de orientación sexual e identidad de género, y la atención integral a las víctimas y sus familiares.

Nos oponemos a cualquier forma de comunicación que promueva la criminalización y el estigma hacia las personas trans*.

Las poblaciones trans* no transicionamos ni nos enunciamos trans*, personas no binarias o no conformes con el género para obtener ningún tipo de beneficio de la sociedad, como algunos pánicos morales promueven. Las poblaciones trans* solamente exigimos nuestros derechos: existir en paz y con la misma tranquilidad que cualquier otro ser humano.

  1. El derecho a la vivienda mediante la implementación de programas de acceso a vivienda digna y adecuada, y la prevención y sanción del desalojo forzoso o negación del acceso a la vivienda por motivos de identidad de género, expresión de género y/u orientación sexual.

Exigimos políticas públicas cuyos procesos administrativos reconozcan la compleja realidad de las poblaciones trans* para acceder a este derecho, puesto que muchas personas no seguimos dinámicas cisgénero ni heterosexuales.

Ante los fuertes contextos de violencia, muchas personas trans* construyen sus propias familias, pero el Estado no las reconoce como centros de cuidado ni de amor, ni como bases de nuestra sociedad que deben ser protegidas.

Requerimos procedimientos específicos que nos permitan acceder a viviendas comunitarias y que no se rijan por dinámicas binarias y excluyentes.

  1. El derecho a la cultura mediante el fomento de la expresión artística, la preservación de la memoria histórica y el reconocimiento de la diversidad cultural de las personas trans* y de género diverso.

Las poblaciones trans* exigimos no sólo una mayor representación en los medios de comunicación, sino también que el abordaje de los mismos, así como de quienes hacen cine, arte, promoción cultural, entre otros, incluya siempre a las poblaciones trans*, así como su voz en primera persona, y evite en todo momento la explotación y el extractivismo.

Existe una deuda histórica no sólo en cuanto a la preservación de las memorias y conocimientos de las poblaciones trans*, sino también en el hecho de que éstos deben ser compartidos por dichas poblaciones sin distorsiones, ni otros intereses más que el de posicionar su dignidad humana. Las personas trans* también merecemos ser referentes en nuestra cultura popular.

  1. El derecho al desarrollo mediante la adopción de políticas públicas que aseguren el ejercicio pleno de nuestros derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, y la eliminación de las barreras estructurales que impiden nuestra inclusión social.

Este derecho exige que las poblaciones trans* tengamos presencia plena y específica en todos los planes de desarrollo municipales, estatales y federales. Si bien es importante que existan políticas públicas dirigidas a lo que se denomina diversidad sexual, hemos constatado que este concepto suele diluir la presencia de las necesidades de las poblaciones trans*, por lo que exigimos políticas públicas dentro de estos planes de desarrollo específicas para nuestras poblaciones y nuestras necesidades, que se garanticen trayectorias de vida sanas, dignas y con el mismo piso de oportunidades que los que todo ser humano merece. 

  1. Desde esta voz pedimos el reconocimiento no solo legal, sino social de que la matanza de compañeras Trans en el periodo de gobierno de Patrocinio González Garrido (89-93) fue un Crimen de Lesa Humanidad y sigue pendiente la Justicia, Memoria y Dignidad para todas ellas, y sus familias.

Nosotres, las personas trans*, somos parte de la diversidad humana y merecemos vivir con respeto, amor y libertad. No queremos más muertes, queremos más vida. No queremos más odio, queremos más solidaridad. No queremos más silencio, queremos más voz.

Hoy, en la Remembranza Trans*, recordamos a nuestras muertes trans*, pero también celebramos nuestras vidas, nuestras alianzas y resistencias, a nuestres hermanes sobrevivientes, nos abrazamos entre nosotres y nos fortalecemos con nuestras alianzas. Seguiremos trabajando por la construcción de un mundo más justo e igualitario para todas, todos y todes.

Además, durante todo el mes de noviembre, Queretrans, en colaboración con diversas alianzas, así como sucede en algunas entidades de la nación y también en diversos países del mundo, está organizando una serie de actividades culturales, educativas y políticas para conmemorar la Remembranza Trans* y visibilizar la diversidad trans* y de género diverso. Te invitamos a participar en estas actividades, que puedes consultar en nuestra página web:

Queretrans.com

Queretrans. Colectiva Trans de Querétaro. Noviembre 17 de 2023

Deja un comentario

Back to top button