Derechos HumanosLGBTNo BinariePolíticaPortadaSaludTrans

Pronunciamiento contra la Transfobia,

la instrumentalización de la comunidad trans, y la enebefobia al interior de ciertos grupos trans.

180 firmas respaldan el siguiente Pronunciamiento, entre las cuales se encuentran personajes que a lo largo del tiempo han demostrado con trabajo, el apoyo a la Comunidad LGBT+ en general, y la Comunidad Trans, en particular, entre quienes se encuentran: Luisa Rebeca Garza López, e Ilsa Aguilar Bautista, Raúl Albores, Natalia Lane, Siobhan Guerrero, Angie Rueda Castillo, Víctor Espindola Villegas, Alaín Pinzón, Victoria Sámano, entre otras.

De igual manera el documento fue avalado por más de 40 organizaciones como Centro de Apoyo a las Identidades Trans, VIHve Libre, Teatro & SIDA, QueerTrans-Centro de Estudios y Movii, entre otras.

Desde inicios del 2024, una ola de transodio ha resultado en ataques contra al menos tres mujeres trans y le ha arrebatado la vida a seis más. Condenamos los transfeminicidios de Gabriela Ortiz (activista), Vanessa (Trabajadora sexual), una mujer trans no identificada en Jalisco, Miriam Ríos (Activista) y Samantha Fonseca (Activista), estas últimas aspirantes a puestos políticos. Estos hechos se suman a otros crímenes de odio perpetrados en contra de otras personas LGBTIQ+ a finales del 2023, entre ellos el de Le Magistrade Ociel Baena, Dorian y Ulises Nava en Aguascalientes.

Los comentarios transfóbicos del presidente López Obrador, al malgenerizar a la diputada trans Salma Luévano, sirvieron como caja de resonancia para la transfobia en redes sociales así como discurso de odio de personajes como Teresa Castell, América Rangel, Gabriel Quadri, Ricardo Salinas Pliego, entre otros.

Sin embargo, la violencia transodiante no solo proviene de la sociedad cisgénero, sino también de algunos sectores dentro de los propios movimientos trans, de quienes niegan nuestra identidad por no ajustarnos a sus expectativas de género binaristas. Si bien, estos prejuicios a menudo se deben a una brecha generacional que reproduce diferentes formas de concebir las identidades trans binarias y no binarias; esto no es una excusa para invalidar, ignorar, o crear violencias hacia otras identidades al interior de la comunidad trans.

Reconocemos la importante e histórica lucha de las mujeres trans de generaciones anteriores, quienes tuvieron que hacerle frente a un ambiente de represión y persecución en el que las formas de ser trans debían ajustarse a una exigencia clínica binaria; pero la violencia intracomunitaria que algunas de ellas ejercen reproduce el sistema patriarcal y cisheteronormativo que nos oprime y nos excluye.

El pasado 15 de Enero, varies de nuestres compañeres fueron reprimides por granaderos, a las puertas de Palacio Nacional, mientras protestaban contra el aumento de la violencia hacia personas trans, y los comentarios transfobicos de AMLO. Ese mismo día, durante una marcha posterior que demandaba justicia por el asesinato de Samantha, se desató un conflicto sobre las formas legítimas de protesta en el que hubo agresiones físicas y se invalidó la identidad de varies activistes presentes, tanto de personas trans binarias como no binaries. Las organizadoras de esa marcha continuaron esos discursos contra la comunidad no binarie en un grupo de WhatsApp creado por la organización Yaaj para exigir justicia para le magistrade Ociel Baena. Irónicamente, dichos discursos repetían los discursos de odio que terminaron en el asesinato de le magistrade.

La noción de que solo hay una forma correcta de ser trans, provenga esta de un sector transfóbico cisgénero o dentro de la propia comunidad trans, normaliza y legitima la violencia contra nosotres como población.

Horas después de la marcha del 15 de Enero, la Secretaría de Gobernación (SEGOB) anunció en su cuenta de Twitter que había dialogado con un grupo de mujeres trans que incluía a esas agresoras enebefóbicas, entre ellas Valentina Thelema, alguien con una larga historia de agresiones tanto a activistas trans como a feministas cisgénero. Sus agresiones incluyeron un ataque violento durante el denominado 1er Encuentro Nacional No Binarie en Mayo de 2022, donde aseveró que las personas no binaries son “el caballo de Troya de los gays”, así como denuncias ante COPRED por otras agresiones.

Dos días después de la reunión con SEGOB, circularon mensajes y audios de WhatsApp exhibiendo a Thelema intentando acarrear mujeres trans al cierre de precampaña de Claudia Sheinbaum a cambio de dinero. Además de ser un oportunismo político hacia una población precarizada, esto es un delito electoral. Si hay un caballo de Troya en nuestra comunidad es Valentina Thelema.

Como comunidad, no reconocemos a estas personas violentas y enebefóbicas como interlocutoras válidas frente al gobierno y exigimos que no se realicen más mesas de trabajo con ellas. Así mismo, llamamos a organizaciones de la sociedad civil, colectivas, e instituciones pro Derechos Humanos a no colaborar con estas personas hasta que haya un reconocimiento del daño que sus discursos y conductas producen, y un cambio en su actuar público; quedando como condición indispensable que corten vínculos con Valentina Thelema.

Exigimos al Estado mexicano que garantice nuestro derecho a elegir nuestra identidad de género, a la salud, a la educación, al trabajo, a la participación política y a la seguridad. También pedimos que se implementen políticas públicas con enfoque de Derechos Humanos, perspectiva de género y diversidad sexual, que promuevan el reconocimiento y la inclusión de personas trans binarias y personas trans no binaries en todos los ámbitos de la vida social.

Llamamos al Congreso para que las iniciativas de ley que favorecen a las personas trans sean aprobadas con calidad de urgencia ante el panorama que vivimos. Demandamos respeto a nuestras identidades, a quienes somos, a nuestros nombres, a nuestras presentaciones y expresiones. Celebramos la diversidad de expresiones, experiencias y vivencias de personas trans binarias y no binaries, y rechazamos cualquier forma de violencia, discriminación u opresión que pretenda negar nuestra existencia o limitar nuestra libertad, venga de fuera o dentro de la comunidad. Sólo uniendo nuestras voces podremos construir un México más justo, más democrático y más diverso, donde todes podamos vivir con dignidad, respeto, y libertad.

Deja un comentario

Ver también
Close
Back to top button