BisexualGayLésbicoLGBTPortadaTrans

EL FBI REGISTRA DELITOS HOMÓFÓBICOS Y RACISTAS

Recrudecimiento de crímenes de odio contra la Comunidad LGBT+

Hemos escuchado hablar del FBI y sabemos que cuando interviene en algún asunto, es porque este se ha convertido en un dolor de cabeza para los Estados Unidos, y por experiencia sabemos que todo lo que afecte a los Estados Unidos, tarde o temprano repercute en la vida la sociedad mexicana.

El FBI es una agencia federal de investigación e inteligencia con jurisdicción sobre una gran variedad de delitos federales, incluyendo asuntos de seguridad nacional como terrorismo y espionaje, secuestro o extravío de menores, crimen organizado, corrupción pública, y delitos cibernéticos/informáticos.

El nuevo informe del FBI, presentado este lunes 16 de octubre, llamado “Crimen en la Nación”, que analizó más de 11 millones de delitos penales acontecidos en los Estados Unidos,  arrojó como uno de sus resultados, un preocupante recrudecimiento de delitos de odio, incluyendo crímenes, contra las personas de la Comunidad LGBT+, personas de raza/religión judía y personas negras.

Esta información recolectada entre más de 15,000 agencias, revela que la raza y la etnia siguen siendo los principales motivos de los delitos motivados por el odio, con un 56%, seguidos de la religión y la orientación sexual.

En 2022 se denunciaron más de 11,634 delitos de odio. Esto supone un aumento con respecto a los 10,840 delitos de odio denunciados en 2021.

Los delitos de odio contra personas LGBTQ+ supusieron 1,947 incidentes denunciados en 2022, lo que supone un aumento respecto a los 1,711 del año anterior.

Este alarmante aumento de delitos motivados por el odio contra las personas LGBT+, coincide con el aumento de legislaciones contra las personas LGBT+.

Según el Consejo de Derechos Humanos, sólo este año se han presentado más de 550 proyectos de ley contra la comunidad LGBT+ en 43 estados de la Unión Americana, más del doble que el año anterior, que en su momento fue el año con el peor registro de casos.

Kelley Robinson,  presidenta del Consejo de Derechos Humanos, comentó que: “El aumento de los delitos de odio contra la comunidad LGBT+ es chocante y desgarrador, pero lamentablemente no insesperado. El constante flujo de retórica hostil por parte de figuras contrarias a la igualdad junto con la incesante aprobación de proyectos de ley discriminatorios, en particular los dirigidos contra las personas transgénero, en las legislaturas estatales, crearon un entorno en el que era tristemente previsible que personas con tendencias violentas respondieran a esta retórica”.

En junio de este año, a esta organización de Derechos Civiles no le quedó otra opción que declarar Emergencia Nacional para la Comunidad LGBT+ estadounidense, como resultado de este terrible recrudecimiento de discursos de odio en redes  sociales y de violencia, en ocasiones de manera extrema, como lo son asesinatos por motivos de odio.

BANDERA GRINGA

El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también comentó respecto a esta información: “…Los delitos de odio contra LGBT+ aumentaron un 16%, y los estadounidenses musulmanes y afroamericanos siguen estando sobrerrepresentados entre las víctimas. Los datos son un recordatorio de que el odio nunca desaparece, sólo se oculta…

Jazz Bustamante

Y para que esos datos no se oculten, y lo tengamos muy presentes en el día a día dentro de nuestra sociedad mexicana, activistas como Jazz Bustamante, y organizaciones como el ONCO (Observatorio Nacional de Crímenes de Odio), diariamente informan de cada nuevo caso, otorgándole la verdadera importancia con la que estos crímenes de odio tienen que ser vistos por México y el mundo entero.

En México no deben llegar personas de ultra derecha, que defienden posiciones doctrinales extremistas, poniendo a la religión como pretexto para odiar, a ocupar ningún puesto político para promover e impulsar proyectos de Ley que dañen más a nuestra Comunidad LGBT+, ni a ninguna otra comunidad de las más desfavorecidas.

El que ellas o ellos tengan ese poder para lastimarnos, depende de nuestro voto, o más bien, depende de la ausencia de nuestro voto en el 2024.

Leave a Reply

Back to top button