CulturaEntretenimientoGayLésbicoLGBTPortada

“Déjate ver”, sección de la revista “Del Otro Lado”, 1993

Un delicioso bocado de nuestro pasado.

A principio de los 90´s, Colectivo Sol, bajo la dirección de su fundador, Juan Jacobo Hernández, publicó una revista para la Comunidad LGBT+ : “Del Otro Lado”, que tenía de todo para todos, tanto para los visuales, como para los intelectuales, con secciones especiales para mujeres lesbianas.

Particularmente a mi me era muy difícil adquirirlas en el puesto de revistas, porque eran sumamente caras, y se salían de mi presupuesto, sin embargo, siempre hubo buenos amigos, a los cuales hoy les llamaríamos “privilegiados”, dispuestos a recibirme algún fin de semana en sus casas, para prestarme la nueva, y leerla.

Entre las secciones que “Del Otro Lado”, tenía, hoy a 30 años de su publicación, podría llamarla “El Tatarabuelo de Grindr”, para que pudiéramos ubicar su importancia, y otra en la cual se exhibían los cuerpos y los rostros de algunos jóvenes que se sabían guapos y bien dados.

El día de hoy, y con la autorización de Juan Jacobo Hernández, publicamos el siguiente texto introductorio, que va acompañado de una serie de fotografías del material original, que lo ilustran. Podrán disfrutar la diferencia.

Antes de la llegada de las redes sociales y las apps de ligue, una manera que tenían los gays de conocer gente gay -además de los antros y la calle-, era a través de revistas del corazón como “Confidencias”, donde muchos gays publicaban anuncios discretos.

Con el arribo de las revistas gay a los puestos de periódico, empezando con “Macho Tips”, se abrieron secciones destinadas precisamente a ofrecer oportunidades para los intercambios amistosos, amorosos y sexuales.

La revista “Del Otro Lado” (1992-1994), tuvo dos secciones para ello: “Deseos”, donde se publicaban anuncios solicitando conocer gente y “Déjate ver”, para invitar a los lectores a enviar sus fotos con posibilidad de hacerles un estudio fotográfico para publicarlo.

“Éste fue un rasgo distintivo de “Del Otro Lado”, al promover modelos que correspondían a las realidades físicas de la belleza de los mexicanos. Comparto unos ejemplos de los cientos de cartas y fotos que nos llegaron de todos los rincones de México, que dan fe del alcance y la penetración que tuvieron las revistas distribuidas vía los voceadores.”   [Voceadores que se encontraban vendiendo periódicos en los Puestos de Revistas que por lo general se encontraban en las esquinas, los que aún sobreviven algunos].

Leave a Reply

Ver también
Close
Back to top button